EL CONTENIDO DEL DERECHO

1. Introducción

Cuando nos referimos al contenido de un derecho aludimos a las facultades que lo configuran, es decir, todas las posibilidades de actuación que un derecho permite a su titular. Al tratarse de un derecho de exclusiva, el titular del derecho está protegido por la ley tanto para decidir si quiere que un tercero realice algún acto de explotación de su obra, cuanto para prohibir a cualquiera que realice sin su consentimiento dicha actuación. Esa vertiente positiva y negativa del derecho se va a predicar de todas y cada una de las facultades que vamos a enumerar a continuación y que vamos a clasificar según su naturaleza. De un lado, tenemos facultades de carácter moral y, de otro, facultades de carácter patrimonial. Dentro de estas últimas se distinguen a su vez entre derechos de explotación y derechos de simple remuneración. Veámoslas.